No quiero privilegios por ser Palermo, ni por tener 37 años | El porque de mi locura



En el jardín de invierno de La Posada de los Pájaros. Subiendo los últimos escalones en la colina de su vida futbolera, sabe el Titán que es la última vez que vendrá aquí, al menos de pretemporada. “Corriendo, acá seguro que no me verán más. Por ahí vuelvo como turista. O como técnico, quién sabe”. Afuera, todo es paz, sol, armonía y silencios. Adentro, el sonido lo pone con sus palabras el 9 de Boca. El goleador más grande de la historia de Boca. “Acá ando, bien, disfrutando… Creería que es mi última pretemporada. Ya les voy avisando que, en enero del año que viene, no cuenten conmigo, ja…” Empezaste diciendo ‘creería…’ ¿Dejás abierta una puertita para seguir

jugando después de junio? No, no la dejo… Pero siempre hay incógnitas sobre qué puede pasar en estos seis meses y que aparezca algo

que la modifique. Pero, la verdad, no creo que pase algo así. La tomo, entonces, como mi última pretemporada. La decisión del retiro,
internamente, está muy tomada.

¿Algunos te piden que sigas? No es que me pidan, pero siempre alguno te dice ‘si salís campeón, tenés que jugar la Sudamericana’.

Pero son más los que me dicen ‘si salís campeón, retirate con toda la gloria’.

¿Y el físico qué te dice? Y… que las exigencias son mayores a otras pretemporadas. No me cuesta levantarme ni ir a entrenarme, pero hay dolores: los tobillos y las rodillas pasan factura por el piso duro de las sierras… Esas molestias en las articulaciones no me limitan para trabajar, pero no son lindas tampoco. Ojo que nada de eso me impide hacer los trabajos como si fuera un pibe de 20 años. Me da el cuero todavía, aunque a algunos compañeros les llevo casi el doble de años. Pero estoy bien, eh… Y sigo a la par de todos. No quiero privilegios por ser Palermo ni por tener 37 años. No los necesito y no me gustan.

El sábado se viene el Boca-River, uno de tus últimos Superclásicos…

De verano, probablemente sí. O no sé, queda el de Mendoza. Y después, claro, el del Clausura, que sería hipotéticamente mi último Superclásico.

¿Te agarró ya la melancolía por esta cuenta regresiva o te propusiste disfrutar este último tiempo? Tengo la cabeza más relajada, no tan tensa como otras veces, como cuando empecé en Estudiantes. Tengo que salir a correr ocho kilómetros, voy, corro y lo disfruto: total, pienso, son los últimos. Y así, con todo.

¿Qué recuerdos tenés de tus primeras pretemporadas? Me acuerdo una en Estudiantes, con Eduardo Solari, en La Cumbre. Y en Boca, la primera fue en Manantiales, en Mar del Plata, con el Bambino Veira. Y acá en Tandil, en el invierno del 98, cuando Bianchi nos dijo a Guillermo y a mí que íbamos a jugar los 19 partidos…

¿Seguís yendo a la psicóloga? Sí, Mara está martes, miércoles y jueves en el club y voy dos o tres días a charlar del momento personal, de cómo me siento, del retiro… Por ahora digo muy abiertamente que en junio me retiro, pero tengo miedo de que llegue junio y me dé miedo el retiro.

No jugaste en el 2-0 contra Independiente, pero se vio un Boca que corrió, presionó, metió… ¿Demostraron ser hijos del rigor? ¿Les vino bien esta especie de mano dura del cuerpo técnico de Falcioni? No me gusta lo de mano dura porque parece una definición militar y no es así: es un régimen de trabajo exigente y que requiere del compromiso nuestro. Sabemos que esas exigencias, después, nos beneficiarán en la cancha.

¿Te gustó el Boca de Falcioni? Sí, me gustó. Tuvo más orden, buena actitud… Ojalá que eso nos sirva para revertir esta mala imagen de los últimos dos años. Y para que volvamos a recuperar la memoria, sobre todo en nuestra cancha, para que no nos pase eso que va cualquiera y se lleva los tres puntos. El mensaje de Julio para los jugadores fue claro: todos se están jugando el puesto.

¿Vos también? Sí, claro, yo también. No me gusta que nadie me regale nada. Yo también peleo mi lugar a la par de todos. Quiero seguir ganándome el puesto.

Ole
No quiero privilegios por ser Palermo, ni por tener 37 años | El porque de mi locura No quiero privilegios por ser Palermo, ni por tener 37 años | El porque de mi locura Reviewed by Martín Palermo elporquedemilocura on 14:54 Rating: 5

No hay comentarios.

Dejar un comentario a esta entrada