"Me hicieron sentir actor"


Entrevista a Martín Palermo El goleador de Boca Juniors debutó en el cine con “En fuera de juego”, un filme argentino-español. Hizo de sí mismo y ya piensa en su película autobiográfica. ¿Nace otro Palermo?
Jugador con moraleja, si existe un futbolista de historia cinematográfica por estos días, ese es Martín Palermo. El hombre de las 300 puñaladas al arco, el dueño del par de piernas que supieron suplantar limitaciones con goles, que sufrieron el crujido de huesos y hasta la caída de un “muro de los lamentos” a sus pies, tendrá su cuento en celuloide. Pero antes de tamaño zoom de vida, el “Alto Palermo” debutó en cine con una participación en En fuera de juego, de David Marqués.

Entre aquel que 13 años atrás emuló a Marilyn Monroe en una producción fotográfica de la extinguida revista Mística y el ya apaciguado “Loco” que devino en máximo artillero de Boca, siempre pareció asomar el actor. Basta invocar al Palermo que reversionó a Leonardo Di Caprio a bordo del Titanic, en la publicidad de El Gran DT. O al que a efectos de promoción de una firma masculina jugó a marcar un gol de un edificio a otro -a 157 mts de altura y con el semblante inmutable de Clark Kent-. O al que dio un guiño a la platea infantil y se infiltró en Patito Feo.

¿En el melancólico umbral del retiro, querrá reinventarse como intérprete? ¿Reemplazará hazañas deportivas por muecas de comediante? Guardia en el último entrenamiento de Boca para preguntárselo. El baja del auto de los anillos y sube, sin quererlo, al podio de un Hércules para las familias que esperan su obsequio de Navidad: una firma apenas, un roce de manos, esos seres que lo acechan no son pretenciosos. Como si luego del encuentro con el “santo”, sus vidas devinieran en otra cosa. Hombres, mujeres, perros. Al rayo enfurecido del sol hasta lo espera un tal Chesterfield, raza Collie, ojos de esperanza, plantado en Casa Amarilla.

Palermo invita a pasar y a descorrer el velo de su otro yo, el actor. “Suerte que en mi debut en cine me tranquilizaron y me aconsejaron dos maestros, Ricardo Darín y Diego Peretti”, se jacta el que de niño jugaba a la actuación en los actos escolares del Sagrado Corazón de Jesús, de La Plata. Ahora convocado por los productores Carlos Mentasti y Hernán Musaluppi, compone fugazmente a sí mismo en un filme protagonizado por Diego Peretti, Ricardo Darín Jr. (hijo de Ricardo, conocido como El Chino”) y Carolina Peleritti.

La coproducción argentino-española, que se estrenará en 2011, retrata el mundo de los representantes, las promesas de cracks y el sobrevuelo de esos “halcones” por sumarse al negocio que implica “parir” a un pichón de Lionel Messi. Otro que dejó el césped por un rato y se metió en la aventura fue el arquero español Iker Casillas.

Con una historia de superación permanente y tantos guiños de la suerte, ¿Sentiste en algún momento de tu vida que estabas dentro de una película?
Si. En esos momentos en que le hice los goles al Real Madrid en Japón, o mi vuelta después de la lesión, ante River. Fueron cosas fuertes soñadas. Yo me quiero ver reflejados en otros y no me encuentro. Eso que se dice, Está tocado por la varita, es así.

¿Pensaste qué es lo más cinematográfico a narrar para cuando te decidas a llevar al cine tu vida?

Yo abriría la película con mi infancia y comienzos. Pero dejo abierta la puerta para ver cómo cerramos la película con lo que pase el semestre que viene, porque la historia no está terminada. Me retiro en un junio, salvo que pase algo excepcional. Sin dudas las escenas más emotivas tienen que ver con el gol del Mundial de Sudáfrica y el gol contra Perú en Eliminatorias.

Muchos encuentran terapéutica la actuación porque por un rato los problemas son de los otros. ¿Un golpe de timón, del fútbol a la actuación, te ayudaría a sobrellevar mejor el retiro?

Lamentablemente en algún momento el retiro tiene que llegar. Sea un año más o menos, todo esto se termina. Después tenés la chance de seguir ligado a esto como entrenador. Y yo al fútbol lo siento intensamente, así que cuando no lo tenga lo voy a sentir y no sé si hacer algo no ligado al fútbol ocupe la cabeza de la manera que necesito. Pero no lo descarto. Sería cuestión de analizar, ver qué papel me ofrecen, prepararme. Veremos que repercusión tiene todo esto, si me entusiasmo y si hay posibilidad de hacer algo importante.

Supongamos que Adrián Suar quiere convencerte para una ficción de Pol-ka…

Hablaría con Suar… Habría que ver. No es fácil. Imaginate que se complicaba una participación chiquita, no quiero imaginar un libreto. Por suerte me olvidé de todo, me concentré en el personaje y salí de mi mundo. Me hicieron sentir actor.

Admirador del humor de Guillermo Francella, “el optimista del gol” no sólo planifica el partido despedida para fines de 2011 sino un libro, anterior al filme biográfico. ¿En cine volverá a encarnarse a sí, o buscará un “doble” de piernas mágicas? Por lo pronto piensa en un clon posible, su hijo Ryduan.

Jugador con moraleja, si con su marca deportiva logró inmortalidad, al sediento Palermo no le alcanza. Ahora, luz, cámara y... lo que jamás le faltó: acción.
"Me hicieron sentir actor" "Me hicieron sentir actor" Reviewed by Martín Palermo elporquedemilocura on 01:24 Rating: 5

No hay comentarios.

Dejar un comentario a esta entrada