300 Gritos de Palermo

Más allá de los vaivenes de Boca, el gran goleador cerró la temporada con otra marca histórica. Lo hizo con un cabezazo que tuvo su sello.
Que conste en actas: detenerse en el gol 300 de Martín Palermo en medio de un paisaje en el que Boca se va a pique es chiquitaje.Puro cotillón .Lo periférico. La noticia que el Titán sigue haciendo goles a los 37 años es apenas un bálsamo para este Boca enfermo y malherido . Un Boca que termina de la mitad de tabla para abajo y cierra su participación a 20 puntos del campeón Estudiantes. Un Boca que hace méritos para ganar pero Gimnasia o cualquier otro equipo que pase por la Bombonera se lo empata o se lo gana. Un Boca cuyo público ya murmura con los Méndez, los Giménez... Un Boca que busca a Falcioni para que lo saque adelante pero que sigue con el vestuario en llamas . Con Riquelme y Battaglia lesionados. Con Viatri que dice públicamente que dentro de esas cuatro paredes sagradas hay “buchones” y “cagones” . Y con un fastidio generalizado en jugadores como Lucchetti, Escudero y, anoche, se sumó Cañete, que no quiso ir al banco de la Reserva.

Ante este panorama desolador y preocupante, al menos hay un tema que invita a esquivar la mirada pesimista: la admiración por los goles de Palermo que ya vinieron y los aplausos por los que ya van a venir...

Le quedan seis meses más...

Ese centro de Araujo desde la derecha y ese cabezazo en soledad del 9 de Boca fue el festejo personal número 300 de su carrera. Su gol 230 en Boca. Su grito 221 en torneos argentinos, con lo que queda a seis de alcanzar a José Sanfilippo en el puesto número 4 de los goleadores históricos.

Como dice la publicidad, bien se le podría decir a Palermo “Estás igual, Titán...” Su gol número 1 se lo hizo a Guillén, de San Martín de Tucumán, jugando para Estudiantes. Fue de cabeza, en el Clausura 93, el 23 de mayo de ese año. Pasaron 6414 días para que, anoche, lograra gritar el 300, también con la cabeza. ¿Cambió demasiado el delantero? No mucho: “Estás igual, Titán...” Palermo debutó con la camiseta de Boca en setiembre de 1997. Y el día 30 de ese mes anotó su primer gol, a Mondragón, a los 30 segundos de ese partido del Apertura 97, tras un pase de La Paglia y un rebote. Hasta ayer, cuando vacunó por 15ª vez a Gimnasia, transcurrieron 4823 días. ¿Qué tiene de distinto de aquellos días? ¿El color de pelo, por entonces más platinado? ¿Un par de cambios menos en la caja de velocidad a la hora de moverse? ¿Que aquella vez ante Independiente jugó con camiseta blanca, franja azul y la publicidad de la cerveza en amarillo? Detalles, apenas. En el fondo, “Estás igual, Titán...” Palermo, claro, tiene detractores. Son los que lo quieren jubilar desde hace tiempo. Son los que miran la mitad del vaso vacío y hacen la cuenta que en 13 partidos de este campeonato no la metió . Cosa que, estadísticamente, es verdadera. Tan cierto como que el goleador, como siempre, sostiene su vigencia en los números...

En su primer torneo en Boca (Apertura 97) hizo 8 goles en 17 partidos, incluido el triplete que le hizo a Español. En el torneo que terminó anoche hizo 8 goles en 19 partidos, incluidos los 3 que le metió a Colón. En ambos casos, distribuyó sus conquistas en 6 partidos. Y en ninguno de estos dos campeonatos sumó de penal.

Las coincidencias asombran. Y refuerzan su condición de héroe, de leyenda, de muchacho de película...

Más aún cuando se toma el 2010 completo y, al repasar los dos torneos que se jugaron entre enero y diciembre aparece Martín Palermo como goleador del año: 18, contra 16 de Santiago Silva.

Sí, para sacarse el sombrero por el hombre que debutó en un Mundial a los 36 años y le bastaron diez minutos ante Grecia para gritar gol.

Se fue sin hablar anoche, tal vez porque el ánimo no era el mejor: el gol no había servido para ganar... Pero los demás hablaron por él. Como el técnico Pompei. Como su amigo el Pochi Chávez...

“Demuestra por qué sigue jugando. Es un luchador, va a todas como si fuese la última.

El tipo juega porque realmente se lo merece: no está igual que a los 20, pero sigue vigente. Me va a tener que otorgar un lugarcito privilegiado porque fui su técnico la noche del gol 300...”, remarcó Pompei.

“ Es un Titán que rompe el record que se le ponga adelante. Ahora se va a descansar, pero el año que viene seguirá asombrándonos”, dijo Chávez sobre Palermo, el hombre que habla con sus goles.
300 Gritos de Palermo 300 Gritos de Palermo Reviewed by Martín Palermo elporquedemilocura on 23:53 Rating: 5

No hay comentarios.

Dejar un comentario a esta entrada