Entrevista a Martín Palermo

La decisión de ser técnico y el sueño de dirigir la selección. Su pasión por el automovilismo y su vocación solidaria. La vida después del retiro del gran goleador, contada por él mismo.

Martín Palermo toprace
Martín Palermo intimo

Martín Palermo jugando al simulador


Martín Palermo fue monaguillo y su primer ídolo no fue Maradona, sino su tío Bepy que corría en Fiat 600 allá por los años 80. "Lindos tiempos aquellos. Iba a su taller mecánico, en La Plata, y me enloquecía. Muchas veces me llevaron al autódromo; yo tendría 6 o 7 años. Pero después, no sé bien por qué, me volqué claramente para el lado del fútbol. Bueno, digo no sé por qué.? En realidad, creo que todo lo marca el de arriba. Es la famosa varita", reflexiona, mientras disfruta de unos mates ni muy dulces ni tan amargos. Retirado del fútbol en junio último después de 19 años de una trayectoria espectacular, con el honor de ser el máximo goleador en la historia de Boca Juniors, hoy mira hacia el futuro con un puñado de opciones para continuar su vida sin volver a calzarse los botines.

Empieza tímido y luego aparece un Palermo histriónico, que posa como modelo, se va soltando entre anécdota y anécdota. Pide otro mate, pero ruega que lo corrijan. "Me van a matar con tanta amargura"?, chicanea mientras explica lo de su nuevo berretín, las carreras en Top Race.

"La verdad es que me entrené mucho, corrí una vez y quizá lo haga en otra oportunidad. Pero ya está. Me saqué el gusto. Lo que viene es el fútbol, pero del otro lado. La idea es ser director técnico. Voy a trabajar con el Pato Abbondanzieri que es como un hermano. Nos hicimos tan amigos por los años compartidos en Boca y bueno, tenemos los mismos códigos, una confianza mutua inquebrantable, así que quiero que esté conmigo en el cuerpo técnico. Lo mismo sucede con el Flaco Schiavi y el preparador físico Gastón Mendoza. Lo que hagamos, lo haremos juntos", se entusiasma.

-¿Pero ya hay algo concreto?

-Lo único seguro es que a fin de año, cuando termine el Apertura, voy a hacer mi gran fiesta de despedida. Me la están organizando; parece que vamos a tirar la cancha por la ventana.? Habrá shows, de todo. Y siempre con un fin solidario. A esta altura del partido (de tantos partidos, digamos) lo que me importa es poder devolver algo de lo que tanto me dieron los hinchas, los amigos, la vida en sí.

-Hablaste de varita, de varita mágica, ¿te sentís un elegido?

-No lo planteo como una cosa que me eleva sobre los demás. Pero algo especial sucedió con mi vida. Me pasaron cosas. Muchas cosas. Todas fuertes. Buenas y malas.

-Algunas, también, desopilantes. Resbalarte y hacer un gol, lesionarte por un festejo...

-¿Lesionarme por un festejo? Me hice bolsa. Se me cayó una pared en el tobillo y me fracturó la tibia y el peroné. También erré tres penales en un partido, lo que me hizo figurar en el Guinness. Todo eso es el infierno. Pero también acaricié muchas veces el paraíso. Goles a cuarenta metros de cabeza o de media cancha; el que hice en el Mundial el año pasado, goles en momentos muy puntuales que me emocionaron hasta las lágrimas y que quedaron en el recuerdo colectivo. Hay cosas que no se explican, que supongo que están escritas.

-Sonás un poco místico.

-Soy creyente, sólo eso. Fui a un colegio de curas. De primer grado a tercer año. Después me pasé a otra escuela, turno noche, porque no me daban los horarios por el fútbol. Igual seguía juntándome con algunos amigos que hacían el seminario. Ibamos a misa. Con el tiempo dejé de ir, pero tengo mi modo de comunicarme y agradecer.

Mientras habla acaricia su cruz. Es de oro, tiene grabado el nombre de su bebe fallecido. Junto a ella, dos medallas con la imagen de sus otros dos hijos, Ryduan y Aline, fruto de su primer matrimonio.

"El nene ya tiene 15 años y juega en Estudiantes. Mi consejo es que estudie y se supere. Si lo del fútbol tiene que ser, adelante. Pero que sepa que no todo es éxito, que hay que esforzarse mucho y que lo malo, afortunadamente, es pasajero. La nena no es mi hija de sangre, pero la quiero como si la hubiera concebido. Ya es grande, tiene 19, hasta presentó al novio", comenta un Palermo en su versión más concentrada, por momentos distante, defendiéndose de todo aquello que roce su vida privada. De todas formas luego habla, se relaja, y hasta confiesa sueños.

-¿Vas a formalizar con tu novia? En el programa de Susana Giménez, luego de tu último partido, confesaste que te ibas con Jessica en una especie de luna de miel, a empezar tu nueva vida.

-¿Dije eso?

-Algo así.

-Bueno, a nosotros no nos hace falta formalizar. Estamos muy bien. Fuimos a Europa (España e Italia). Funcionamos bien, nos queremos y claro que hay proyectos de agrandar la familia. A mí me encantan los chicos. Ellos me pueden. Siempre fue así.

-Hace años que colaborás con ellos. Tenés una fundación, ¿no?

-Trabajo con la Fundación S.O.S Infantil, de La Boca, y algunas otras cosas más. Me gusta ayudar desde el anonimato. Si a veces me muestro en algunas situaciones solidarias, es porque también resulta bueno dar el ejemplo, ver si se contagian otros famosos (de hecho, hay muchos que lo hacen). Es cierto que tengo una interesante tarea; viajo a menudo por el interior del país viendo escuelas y clubes que necesitan una mano. Pero, bueno, no corresponda que yo lo cuente. Es lo mínimo que uno puede hacer.

-Dice la leyenda que una tarde pasaste por la puerta de un supermercado y viste una familia pidiendo ayuda. La gente te pedía autógrafos y le pasaban por arriba. Entonces te ofuscaste, entraste en el mercado, llenaste el carrito, saliste y se lo dejaste a la señora. Luego habrías dicho: El autógrafo ahora lo firman ellos. ¿Algo que acotar?

- (Risas) Nada para acotar.

-¿Alguna vez, de chiquito, soñaste con ser superhéroe?

-No. Pero me gustaban Superman y Meteoro.

-Bueno, ahora compartís algunos tips con ellos.

-¿Por las carreras? ¡Ja! Me di el gusto. Impresionante la adrenalina. No se explica, es algo que te pide el cuerpo.

-Coquetear con el peligro,¿qué dice tu novia?

-Ella me acompañó porque sabe que no voy a dedicarme a esto. Mi mamá rezongó más.

-¿De chico también la hacías enojar?

-Y...era revoltoso. Pero me educaron muy bien, con disciplina. Me hablaban. Me hicieron entender lo importante que es el estudio. Cuando me cruzo con los chicos siempre les hablo de lo mismo, de la importancia de la educación. No sirve de nada sólo tener magia con la pelota si después no podés diseñar una vida. Hay que insistir con los valores. Ser sanos. Respetar a la familia y conservar a los amigos de siempre. Hago asados en los que se mezclan amigos del fútbol y también chicos de la época del colegio. Me habían dicho que el fútbol, así como puede resolver el aspecto económico, te quita amigos. No fue mi caso. Al contrario, pude armar relaciones de amistad a partir de una rivalidad, como sucedió en su momento con Guillermo Barros Schelotto. No nos podíamos ver y ahora nos queremos mucho.

-Fue hace mucho...

-Al principio, cuando éramos muy chicos.

-Epocas de peinados raros y platinados.¿Es cierto que a raíz de tu admiración por Soda Stereo empezaste a jugar con el look?

-Sí, tal cual. Siempre los admiré mucho y tuve la dicha de conocerlos bien. Estuve cerca de Gustavo. Zeta y Charly también son grandes tipos. Fui a los últimos recitales en River. De cinco, fui a tres. Las otras dos veces tuve que concentrarme, si no también me hubieran tenido ahí. Lo que pasó con Gustavo me conmocionó. Tuve la posibilidad de ir a verlo, pero aún no fui porque me parece algo tan íntimo, tan familiar. De ir, lo haría desde la admiración y el gran cariño que le tengo.

-También sos amigo de Sabina y te nombra en una canción.

-Es bostero. Un genio. También lo fui a ver al Gran Rex. Me encanta la música, los buenos artistas. Aclaro que yo no canto ni bailo. Tampoco sería político.

-Macri es tu amigo...

-Sí, pero sabe que no mezclo las cosas y que jamás aceptaría ni siquiera la Secretaría de Deportes de la Nación. Me engancho en todo lo que tenga que ver con solidaridad, pero nunca un cargo. Puedo ayudar desde otro lugar.

-¿Qué mirás en televisión?

-Fútbol. Películas. No me atraen los shows como los de Tinelli, las peleas de la farándula. Realmente no me importan.

-¿Ni siquiera cuando intentan ensuciarte?

-Para nada. Nunca me importó y mucho menos ahora. Como estoy tranquilo con mi vida, no me meto en eso. Además, tengo una novia muy tranquila. No es fácil estar conmigo. Soy un escorpiano muy activo. Encima la popularidad, vivo expuesto.

-Ella es modelo, ¿no?

-Sí. Pero de perfil muy bajo. Hace sus castings, sus trabajos. Me lo tengo que bancar.

-¿Acaso sos celoso?

-Sí, en algunos casos. Pero ella es muy cuidadosa y yo lo valoro un montón.

-¿Cómo es ahora un día en tu vida, sin concentraciones?

-Duermo hasta cuando quiero, eso es increíble. De todas formas nunca más tarde de las 10. Me estoy acomodando a esta vida. Empecé la rutina del gimnasio, tengo reuniones. Después de un montón de años tomé un mes de vacaciones, me fui a Europa, algo impensado en otros tiempos. Estoy empezando a disfrutar de las cosas simples. Hago asados, por ejemplo. Y podría decir sin falsa modestia que muy recomendables.

-¿Podrías entonces confesar el abecé de un buen asador?

-Tomarse su tiempo. Hacer un buen fuego. Empezar por el hueso. No moverlo sin razón.

-Presentaste tu libro. Ahora se habla de una película.

-Es cierto. Estoy viendo el guión. La idea es que participe, pero lo estamos viendo. Lo mismo sobre la posibilidad de participar en algún programa de televisión, siempre relacionado con el fútbol. Proyectos hay miles, pero mi prioridad es dirigir, ser técnico. Y en eso estoy pensando todo el tiempo.

-¿Te imaginás como técnico de la selección?

-Ese sería el gran sueño cumplido, el broche de oro. Pero vamos paso a paso.

-Es importante tener siempre un sueño por cumplir.

-Es demasiado. Siempre me pregunto por qué lo malo dura tanto y lo bueno se hace tan corto. Pero tengo mucho para agradecer. Mi frase de cabecera, en los últimos tiempos es gracias totales. Me gusta. Abarca todo.
 

MARADONA, EL ESPEJO

"Admiro y quiero mucho a Diego. Considero que él es otro imbatible. El es de esas personas que necesita hacer lo que le gusta. Es sincero, va al frente. Bah..., no digo nada nuevo. Lo de dirigir en un país tan lejano le servirá para poner paños fríos y alejarse de todo lo que pasó después del Mundial. Pero él sigue, sigue. Lo importante es hacer. Ser auténtico. Yo también soy así".


La revista sale hoy. A comprarla. 



Entrevista a Martín Palermo
Entrevista a Martín Palermo Entrevista a Martín Palermo Reviewed by Martín Palermo elporquedemilocura on 02:48 Rating: 5

No hay comentarios.

Dejar un comentario a esta entrada