El Titán a puro sacrificio

Palermo fue el más esforzado en pos del equipo, pero no pudo evitar la derrota ante San Lorenzo. Colaboró en el área propia y se las arregló para tener sus chances en la rival.
Martín Palermo no pudo convertir goles en las cinco fechas que van del Clausura. En los partidos anteriores no se destacó para nada, porque ni siquiera tuvo ocasiones, pero lo cierto es que ayer Boca Juniors dependió mucho de su esfuerzo.

Por empezar, el Titán despejó muchísimas pelotas paradas que cayeron sobre el área Xeneize: fue el defensor más eficiente en este tipo de jugadas y resultó clave para evitar que San Lorenzo cree peligro de esa manera.

En lo que más le incumbe, el ataque, dejó todo de sí para sobresalir en medio de un equipo que jugó mal y no le entregó prácticamente ningún balón claro. Se tuvo que estirar en un centro de Cristian Chávez que era muy alto y pasado, pero logró impactarlo con la cabeza y exigió a Pablo Migliore. También de esa manera, incómodo, bajó muchas pelotas para intentar cristalizar el escaso peligro que llevó Boca sobre el arco rival. Además, en uno de esos balones que luchó como el último, Migliore le cometió un claro penal que Pablo Lunati ignoró.

Fue el jugador más destacable junto a Diego Rivero, sobre todo por su sacrificio. Desde el lugar que le toca, aportó lo suyo para ayudar al elenco de Julio César Falcioni, pero lo cierto es que quienes están encargados de generar fútbol no rinden. Palermo hizo lo que pudo, pero no logró cortar la sequía de goles propios y de Boca en general. Claro, el equipo no ayuda

El Titán a puro sacrificio El Titán a puro sacrificio Reviewed by Martín Palermo elporquedemilocura on 12:16 Rating: 5

No hay comentarios.

Dejar un comentario a esta entrada